fbpx
Logotip Fundació Pere Casaldàliga
La iniciativa que lucha contra la pobreza y funciona

La iniciativa que lucha contra la pobreza y funciona

La iniciativa que lucha contra la pobreza y funciona

La región del Araguaia posee una riqueza singular de frutas tropicales. Son sabores únicos, propios de aquí,… como la cagaita, la bacaba o la mangaba. Valorar el cultivo de plantas autóctonas incentivando el plantel de árboles frutales empleando técnicas ecológicas adaptadas a la Amazonía, es estar construyendo una alternativa de vida para cientos de familias en el campo y luchar por la preservación de uno de los ecosistemas más ricos del Mundo.

1 de marzo de 2020

Las causas de Casaldáliga

Creada por la asociación que Casaldáliga y su equipo fundaron en 1974 en São Félix do Araguaia, esta iniciativa persigue mejorar la alimentación y nutrición de las familias que viven en el campo, al tiempo que ser una forma de obtener ingresos para los campesinos y Pueblos Indígenas que viven en esta región de la Amazonía brasileña.

El proyecto lo denominamos “Araguaia Pulpa de Frutas”, pues consiste en incentivar y apoyar el plantel de árboles frutales en el campo, para luego recolectar la fruta y llevarla a una pequeña industria donde fabricamos pulpa congelada. Esa pulpa (extracto concentrado) se venda en el mercado regional y se usa para hacer zumo natural, que es muy consumido en Brasil.

La fábrica existe de forma estructurada desde 2005 y produce pulpas naturales congeladas de 20 frutas autóctonas y cultivadas en la región por pequeños campesinos o cosechadas por los Pueblos Indígenas.

El proyecto pretende, por tanto, ayudar a estructurar una cadena productiva basada en las frutas ecológicas, en la inclusión de todas las famílias y pueblos y en la conservación ambiental.

Anualmente, cerca de 250 personas en situación de exclusión consiguen una parte de sus ingresos a través del proyecto «Araguaia Pulpa de frutas» y se dedican a plantar o cosechar frutas.

Además de las frutas recolectadas ne las huertas y los campos donde hay plantaciones, como el Mango, la Piña, la Guayaba, la Fruta-de-la-pasión, etc, muchas familias plantan frutas autóctonas, que sólo crecen aquí, como el Pequi, la Bacaba o la Mangaba. En el “varjão”, como se denominan las zonas bajas que se inundan en época de lluvias, las familias recogen también frutos muy tradicionales, que crecen espontáneamente, como el Murici o el Buriti. De este modo, damos un valor económico a las frutas de la región y desincentivamos que se talen o se quemen esos árboles para hacer grandes cultivos.

“Recogemos la fruta bajo la lluvia, bajo el sol, con el agua en los tobillos, pero para nosotros es muy gratificante cosechar esta fruta,… la limpiamos, la ordenamos bien. Y el dinero es una bendición, puedo pagar mis facturas”, dice una de las agricultoras familiares implicadas en el proyecto.

Cada año, se realiza una verdadera operación logística en el asentamiento Dom Pedro, donde viven más de 400 familias, durante la cosecha del caju (anacardo). La comunidad se organiza para preparar la cosecha y para llevar la fruta hasta la fábrica. Para ayudarles, desde la asociación hemos establecido siete puntos de recogida, con congeladores y balanza, para que las familias puedan ir llevando sus frutas.

Así conseguimos que cada año, muchas familias se dediquen a la cosecha del anacardo (caju) de temporada.

Las pulpas producidas en la fábrica se venden en los supermercados y restaurantes de la región.

Los residuos de las frutas que salen de la fábrica de pulpa se utilizan en el vivero que tenemos en el pueblo: primero, para hacer compost; pero, además, empleamos las semillas de las frutas ya exprimidas, para hacer plantones que, una vez crecidos, vuelven a la tierra, para aumentar las plantaciones de árboles.

Otra actividad interesante es que la fábrica y el vivero, como son los únicos que hay en la región, reciben cada año la visita de estudiantes en prácticas, que tratan de aprender las técnicas de agricultura ecológica que utilizamos.

En los últimos años, la fábrica de pulpa de fruta se ha modernizado para mejorar su capacidad de apoyo a los campesinos y poder atender el aumento de frutas que llegan. Así, con algunas ayudas solidarias, hemos conseguido comprar una máquina para automatizar el envasado de las pulpas y hemos renovado el espacio de la indústria para poder mover cargas pesadas.

Al mismo tiempo, hemos diseñado nuevos envases y producido nuevos materiales publicitarios. De este modo, la intención es aumentar las ventas de pulpa, llegando al mercado regional de una manera más sólida.

Poco a poco, con todas las dificultades que supone desarrollar un proyecto de estas características en la distante Amazonía, el proyecto avanza hacia su mayor reto futuro: hacer que la fruta ecológica y el extractivismo de frutas autóctonas sean posibilidades reales de vivir de la tierra para los agricultores familiares de la región.

Está claro que una intervención decisiva y dirigida por parte de los poderes públicos sería necesaria para un cambio masivo, y que el proyecto por sí solo no tiene, ni debería tener, esta capacidad. Pero Araguaia Pulpa de Frutas, conjuntamente con otras iniciativas que se están haciendo en la Amazonía, es una pieza que contribuye, de manera real y local, la construcción de este mayor reto.

SUBSCRIBA EL BOLETÍN

Conozca a Pedro Casaldáliga
y sus Causas

.

MÁS RECIENTES

El cristianismo no ha hecho más que comenzar

El cristianismo no ha hecho más que comenzar

«Más que mirar con nostalgia un pasado cristiano que ya no existe, hemos de ir adelante para evangelizar el mundo de hoy secularizado, agnóstico y postmoderno.» ¿Qué podemos hacer? ¿Qué puede aportar hoy el cristianismo? Ésta es la reflexión del jesuita Victor Codina.

leer más
La huida de un pueblo amazónico por la expansión de la soja

La huida de un pueblo amazónico por la expansión de la soja

No es la primera vez que el pueblo Khikatxi, en territorio indígena wawi, se reubica en lo más profundo de la selva para preservar la salud y el bienestar de sus habitantes. ¿Será la última? Cada noche, los hombres kisêdjê llevan sillas de plástico al centro de un...

leer más
Y Casaldáliga llegó a la Amazonía

Y Casaldáliga llegó a la Amazonía

El 30 de julio de 1968, Pedro Casaldáliga y Manuel Luzón llegaron a São Félix do Araguaia, en la Amazonía. El propio Casaldáliga explicó ese momento primero en una entrevista en 2007.

leer más

Read more
Porque hay mártires en América Latina

Porque hay mártires en América Latina

Porque hay mártires en América Latina

«Un pueblo o iglesia que olvida a sus mártires no merece sobrevivir». Pedro Casaldáliga.

¿Por qué hay tantos mártires en América Latina

Asesinados por una causa; a veces torturados, siempre perseguidos.

América Latina es una de las regiones más desiguales del planeta, por lo que defender a los pobres siempre es un ataque contra los ricos. En América Latina no hay verdadera solidaridad sin enfrentamiento. Y la reivindicación es, en la mayoría de los casos, objeto de confrontación con el capital.

Cuando forma parte de un movimiento social, una organización de voluntarios o una ONG significa elegir una postura clara, la realidad solo admite una opción : el compromiso radical con los pobres y contra los poderosos.

Por lo tanto, en la realidad latinoamericana, tenemos muchos casos de hombres y mujeres que dieron su vida impulsados ​​por la fe y el deseo de servir a las causas de los campesinos, los pueblos indígenas, los trabajadores y los pobres.

¿Qué es ser un mártir?

En palabras del teólogo español Juan Ignacio González Faus: «La muerte del mártir no es la muerte del kamikaze … el mártir, por el contrario, lo recibe pasivamente: todo lo que hace no es apartarse del camino». Entonces actúa como Jesús. Además, agrega, «el mártir, el testigo, es el que da fe. Es decir, el mártir es un generador de fe, es el testigo más creíble.

El mártir, en el sentido actual, es el que da su vida por la verdad. En este sentido, el texto del Origen es muy expresivo: «Cualquiera que sea fiel a la verdad, ya sea de palabra o de hecho o trabajando para ello, puede llamarse a sí mismo, con todo derecho: testigo «.

Tiempo de los mártires

«Este es, más que nunca, un tiempo de mártires». Pedro Casaldáliga.

La memoria es una cita. Mantenerlo y mantenerlo vivo es obligación de todos. Mantener la memoria de quienes dieron vida a las causas de la justicia debería ser una de nuestras prioridades.

La memoria subversiva de tantos mártires es un alimento fuerte para la espiritualidad de nuestras comunidades y la resistencia de nuestros pueblos, el camino de la liberación. La celebración de esta memoria sacramentalmente efectiva es la mejor expresión de una gratitud reconfortante y comprometida.

Una pueblo o una iglesia que olvida a sus mártires no merece sobrevivir.

Conoce a Pedro Casaldáliga y sus causas

Recibe nuestro boletín mensual.

Te enviaremos sólo información de Pedro Casaldáliga y del trabajo que hacemos en Brasil.

Read more

Pin It on Pinterest