fbpx
Logotip Fundació Pere Casaldàliga
El mundo vuelve a empezar

El mundo vuelve a empezar

El mundo vuelve a empezar

Mural de la Iglesia de la comunidad de Santa Terezinha, en el Araguaia. Representa el pueblo siendo engulido por el capital y la avaricia. Fue pintado por el claretiano Maximino Cerezo Barredo.

A continuación pueden leer un trecho de la Carta Circular de 2002, de Pedro Casaldáliga. Titulada “El mundo vuelve a empezar”, la Carta nos daba pistas para adentrárnos en el Siglo XXI. Éstas tienen que ver con la mística.

Mística para el camino

Esos procesos de cambio, que son sueño y misión, reclaman de todos nosotros y nosotras, cristianos o no, una fuerte espiritualidad, una mística de vida.

Cada cual la vivirá según la respectiva fe, pero sin esa espiritualidad no se hace camino. Pensando en ello, y a raíz del retiro espiritual que celebramos cada año, el equipo pastoral de la Prelatura, a orillas del Araguaia, en aquel cerro acogedor de Santa Terezinha, yo resumía así esa espiritualidad, tan nueva y tan antigua, como espiritualidad de:

1. Contemplación confiada

Abriéndose más gratuitamente al Dios Abbá, que es, por autodefinición suprema, misericordia, amor. Una contemplación, más necesaria que nunca en estos tiempos de eficiencias inmediatas y de visibilidades. Confiada, digo, porque tengo la impresión de que vuelve –o quizás nunca se fue- la religión del miedo, del castigo, de la prosperidad o del fracaso, según como uno se las haya con Dios.

Nos falta, pues, confianza filial, infancia evangélica, la descontraída libertad de los pequeños del Reino.

2. Coherencia testimoniante

Ya se ha repetido hasta la saciedad que vivimos en la civilización de la imagen; que el mundo quiere «ver». El testimonio fue siempre una especie de definición del ser cristiano: “seréis mis testigos”, decía Él por toda recomendación, por todo testamento.

Y ese testimonio, hoy más que nunca, cuando todo se ve y todo se sabe, ha de ser coherente, sin fisuras, en la vida personal y en la gestión estructural de la Iglesia (que podrá ser una Iglesia católica o evangélica, el Vaticano, una diócesis, una congregación religiosa, una comunidad). Veracidad y transparencia pide el mundo, tan sometido a la mentira y a la corrupción.

3. Convivencia fraterno-sororal.

A eso se reduce el mandamiento nuevo. Este es el mayor desafío, y el más cotidiano para las personas, para las comunidades, para los pueblos.

Convivir, no coexistir apenas; convivir cariñosamente en fraternura y sororidad; no sólo en tolerancia mutua. Ayudar a hacer agradable la vida. Ser sal de la tierra debe de significar eso también…

4. Acogida gratuita y servicial.

Capacidad de encuentro y de diaconía. No solamente bajarse del burro y atender al caído cuando por casualidad uno se lo encuentra a la orilla del camino, sino hacerse encontradizo. Acoger a veces sólo con una palabra o una sonrisa, pero acoger siempre, gratuitamente.

Hacer de todos los ministerios y de todas las profesiones aquel servicio desinteresado y generoso que nos proponía el Señor que no vino a ser servido sino a servir. Es más fácil celebrar una Eucaristía ritual que ejercer el lavapiés comprometido.

5. Compromiso profético.

Sigue siendo la hora y quizá más que nunca de comprometerse proféticamente contra el dios neoliberal de la muerte y la exclusión y a favor del Dios del Reino de la Vida y de la Liberación. Hay que sacar de la fe todo su jugo político. Hay que vivirla militantemente, transformadoramente. Hacer de la profecía una especie de hábito connatural -fruto específico del bautismo para los cristianos y cristianas- de denuncia, de anuncio, de consolación. La caridad sociopolítica es la forma de caridad más estructural. Va a las causas, no sólo a los efectos. Cuida la Vida. Transforma la Historia. Hace Reino.

6. Esperanza pascual

Después de “la muerte de Dios” y “la muerte de la Humanidad”, en esa posmodernidad fácilmente sin sentido y ya en el “final de la historia”, parece que la esperanza no tiene mucho que hacer. ¡Hoy más que nunca se impone la esperanza! Ella es la virtud de los “después de”. “Contra toda esperanza” (productivista, consumista, inmediatista, pasiva), esperamos.

Debemos proclamar humildemente pero sin complejos nuestra esperanza pascual y escatológica. Y debemos hacerla creíble aquí y ahora. Porque esperamos, actuamos. El tiempo y la historia son el espacio sacramental de la esperanza.

Conoce a Pedro Casaldáliga y sus causas

Recibe nuestro boletín mensual.

Te enviaremos sólo información de Pedro Casaldáliga y del trabajo que hacemos en Brasil.

Read more
Escapando de la represión en el Araguaia

Escapando de la represión en el Araguaia

Escapando de la represión en el Araguaia

Texto elaborado a partir do trabalho de Marluce Scaloppe, da UFMT: Jornal Alvorada: registro e história das lutas do povo do Araguaia em tempos de ditadura.

Cuando se inauguró el periódico Alvorada en 1970, los medios de comunicación en Brasil vivían bajo una fuerte censura impuesta por las autoridades militares.

La censura a la prensa también cayó sobre la Iglesia progresista, de dos formas: la censura de la acción y de los pronunciamientos de obispos y religiosos; y la censura en los medios de comunicación de las diócesis de todo el país.

Los militares por un lado y las jerarquías por otro, controlaban lo que se decía, lo que se hacía y lo que se publicaba.

Sin embargo, los sectores progresistas de la Iglesia Católica, uniéndose y articulándose con movimientos populares e izquierdistas, declararon la resistencia a los gobiernos militares y, poco a poco, fueron asumiendo un importante papel político en Brasil.

Es en este contexto, la recién creada Prelatura de São Félix do Araguaia, decide crear el primer medio escrito de la Amazonía, el periódico ALVORADA. Hoy, 49 años después y con frecuencia bimestral, todavía se imprimen y distribuyen 2.000 copias.

Efectivamente, el nacimiento del periódico se da en un momento en que algunos líderes episcopales, alentados por la CELAM, en Medellín, empiezan a adoptar prácticas “liberadoras”, muchas veces en contra de la jerarquía eclesiástica y siempre en contra de la dictadura.

Por eso, la aparición de radios comunitarias, revistas populares, circulares o periódicos se extiende a través de las diversas diócesis y prelaturas del país como una forma de oposición y de posición al lado de los más pobres.

Así, desde su creación, el periódico Alvorada se configuraría como el principal vehículo de comunicación entre las gentes del Araguaia: una área de aproximadamente 150.000 km² en el noroeste de Mato Grosso, en la Amazonía brasileña, contaba con el primer medio de comunicación popular escrito.

Por aquel entonces, en el “valle de los olvidados”, como lo llaman los lugareños, no había teléfono, televisión, radio ni oficina de correos. Ni siquiera había electricidad. El periódico, leído muchas veces en comunidad, a la luz de velas, por los pocos que sabían leer, se transformaría en un medio de comunicación de referencia para el Araguaia.

ALVORADA en la tierra y en nuestras vidas.
Sol que abrasa y lluvia fuerte sobre el Araguaia.
El Araguaia lo trae todo en tu oleaje,
basta con saber mirar.

El verano seco de persecución
nos ha herido, dolido y enseñado.
Pero quien tiene coraje y Esperanza está de pie.
ALVORADA viene a decirnos que la vida continúa,
ALVORADA es un momento de conversación entre nosotros,
somos el Pueblo de Dios,
que se ha derramado en este campo, entre el Araguaia y el Xingu.

Periódico Alvorada, edición de enero de 1974

Hasta fines de la década de 1970, varias personas de la Prelatura colaboraban en los escritos y la elaboración del periódico. En primera línea siempre, la presencia del obispo Dom Pedro Casaldáliga, la hermana Irene, el padre Falieiro (que hizo las ilustraciones del periódico) y un grupo de jóvenes agentes pastorales, entre ellos Pontim y Moura.

El periódico ALVORADA para nosotros, para muchas personas en São Felix es como la Biblia, ¿entiendes? Sólo estamos seguros … si recibimos algunas noticias aquí en Mato Gosso […] en la Cadena Globo […] prestamos atención, pero solo estaremos seguros, solo lo confiaremos cuando salga en el Alvorada. Así que considero que, para mí y para muchos, leer el ALVORADA es como si fuera la Biblia, ¿entiendes? Por lo tanto, es algo sagrado para nosotros.

Lindaura Paiva

Hasta los días de hoy, el periódico ALVORADA está hecho con un lenguaje sencillo, próximo; y tiene muchas fotos e ilustraciones, especialmente del pintor Cerezo Barredo , el pintor de la liberación.

Todas las actividades de la Prelatura tienen un espacio importante, así como la información, la difusión y la formación permanente. Contiene una página de formación bíblica y otras de salud y educación, así como otras que tratan los problemas sociales históricos de la región. [ Gonzaga, Agnaldo Divino ]

En una región, todavía marcada por las necesidades y las distancias que dificultan la comunicación, el periódico ALVORADA es un vehículo de unión y comunión importante.

Crónica de un periodo histórico oscuro, la publicación nos muestra la voz del pueblo entre el pueblo. La voz de la gente hablándole a su gente.

Además, actualmente, también se distribuye en varias regiones de Brasil y en otros países. [ Gonzaga, Divino Agnaldo ]

Conoce a Pedro Casaldáliga y sus causas

Recibe nuestro boletín mensual.

Te enviaremos sólo información de Pedro Casaldáliga y del trabajo que hacemos en Brasil.

Read more
Las obras de Casaldáliga en Internet

Las obras de Casaldáliga en Internet

Las obras de Casaldáliga en Internet

Con más de 50 obras publicadas y centenares de entrevistas concedidas, Pedro Casaldáliga es también comunicación.

Desde siempre ha manifestado su primera voluntad de dedicarse al periodismo y, de hecho, fue director de dos revistas en su juventud, una en Sabadell y otra en Madrid, durante su formación.

Pedro Casaldáliga es también poeta. Ha escrito más de 200 poemas que constituyen una de las formas más profundas de conocer al autor, sus convicciones, sus creencias y su visión del Mundo.

Cómo acceder a su biblioteca

Con motivo de su 90 cumpleaños, José María Vigil y José María Concepción, amigos de Pedro, pusieron en marcha un nuevo portal online con toda su biografía y escritos, disponible para descarga de modo gratuito.

Se trata de libros, artículos, poemas y otros escritos e intervenciones de Pedro Casaldáliga, que se han subido y se están subiendo a este portal, de manera que su obra quede a disposición de toda persona interesada en la labor de este misionero claretiano barcelonés.

Acceder es muy fácil.

Todos los contenidos están almacenados en la plataforma Academia.edu, y Pedro Casaldáliga tiene su propio sitio allí.

Se pueden ver los títulos, descargarlos, comentarlos online con otras personas, hacerse seguidor del portal y recibir notificaciones, etc.

Conoce a Pedro Casaldáliga y sus causas

Recibe nuestro boletín mensual.

Te enviaremos sólo información de Pedro Casaldáliga y del trabajo que hacemos en Brasil.

Read more
¿Es la vejez la mejor edad?

¿Es la vejez la mejor edad?

¿Es la vejez la mejor edad?

Los viejos y las viejas, podemos responder desde nuestra propia experiencia.

Conocemos nuestras limitaciones, sentimos nuestras preocupaciones. La vista y el oído disminuyen, las fuerzas se debilitan, el estado de ánimo se agria fácilmente, la vida se siente como cansada. Son cuidados y más cuidados, pastillas y más pastillas. Coche viejo que tiene que aparcarse de vez en cuando y buscar un taller.

Eso, en el lado malo de la vejez. Pero, también tiene su lado bueno: Los deslumbrantes fuegos de la juventud sin el brillo molesto de la edad “fuerte”.

La vejez es una larga lección aprendida, con muchos días de vida y clases personalizadas. Estas muchas hojas de calendario, que han estado cayendo a lo largo de los años, se han unido en el libro personal de la vida misma. Mi vejez es mi vida acumulada.

Es un buen momento para meditar, aceptar la palabra de Dios, rehacer algunas líneas torcidas que hemos estado trazando nuestras vidas.

La vejez es una especie de sacramento de penitencia y conversión, acción de gracias y esperanza. Dios se acerca.

Las vanidades y las mentiras se han van, llevadas por el viento del Espíritu, despojadas a la luz de la experiencia.

Para aquellos que son viejos, la vejez es la mejor edad. Para cada persona, la mejor edad es la que tiene. ¡Hoy será la juventud, mañana será la edad adulta, pasado mañana será la vejez. La dulce, la sufrida, vejez esperanzada!

Ahora, hablando con aquellos que aún no son viejos o viejas (¡y que Dios les conceda una vejez feliz!), algunos consejos. ¿Me permiten?

– Valorar a los ancianos como personas con su propia historia, con experiencia vivida, con derechos inalienables. Los viejos no son una carga; una anciana no es un resto de vida.

– Las personas mayores quieren comprensión, atención y afecto, no quieren sólo compasión.

– Deben ser visitados, deben ser informados de lo que sucede a su alrededor y en el mundo. ¡Están vivos!

– Deben activarse para el diálogo y ser llamados a participar.

– Pero deben respetarse en su silencio y su ritmo. El ruido y la prisa no van con la vejez.

– Se debe fomentar la vida de oración, su participación en la comunidad eclesial, su madurez en la fe.

A la vejez le gustan y necesita flores y música, buen humor y esperanza. ¡Fuera toda la tristeza! ¡que incluso la muerte es Pascua!

El bastón en la mano, la mano en el hombro, el nieto en el regazo, el tiempo que pasa, las hojas que caen y la vida madura. Dios se acerca. Para nosotros, los viejos y las viejas (incluso Dios es “el viejo de los días” según la Biblia), la vejez es la mejor edad porque es la nuestra, Dios es hoy en nuestro hoy maduro.

Pedro Casaldáliga

Publicado no Jornal Alvorada, em março-abril de 2003

Conheça mais de Pedro Casaldáliga.

Receba o nosso boletim mensal!

Enviaremos apenas informações do Bispo Casaldáliga, de sua obra e do trabalho nas suas causas.

Read more
Así concretamos las causas de Casaldáliga en el Araguaia

Así concretamos las causas de Casaldáliga en el Araguaia

Así concretamos las causas de Casaldáliga en el Araguaia

Pedro Casaldáliga es una figura global. Reconocido en todo el mundo por su compromiso, su coherencia y su lucha a favor de los campesinos sin tierra, los Pueblos Indígenas y de aquellos que más sufren. Pero, ¿cómo es su trabajo concreto, día a día, en la región donde vive hace más de 50 años?

29 de febrero de 2020 (actualitzado)

Las causas de Pedro Casaldáliga

EJE DE TRABAJO 1

Campesinos/as sin tierra

La región del Araguaia tiene el mismo tamaño que países como Portugal o Guatemala. Con la mayoría de carreteras sin asfaltar, para atravesarla necesitamos más de 10 horas de autobús entre barro o polvo, según sea estación seca o de lluvias.

El Araguaia es una tierra marcada por una historia de grandes terratenientes que, todavía hoy, mantienen imperios agroindustriales dedicados a la producción de soja o a la cría de ganado para carne.

Son hectáreas y hectáreas de plantaciones, cuyos productos se envían a Europa, junto a millares de cabezas de ganado cuya carne se envía sobretodo a China.

En los primeros años de la llegada de Casaldáliga al Araguaia, en 1972, el principal problema era el acceso a la tierra: los pequeños campesinos no tenían donde plantar. Así, el surgimiento de las primeras ciudades se hizo sobre la base del enfrentamiento abierto y sangriento entre terratenientes y campesinos.

Los Pueblos Indígenas fueron simplemente expulsados de sus tierras o diezmados de sus formas de vida hasta que desaparecieron del lugar. La “ley del 38” era la única Ley y tomar partido como lo hicieron Casaldáliga y su equipo, era un acto donde se jugaba la vida. Muchos fueron torturados y asesinados.

Subscriba el BOLETÍN con contenidos inéditos

Conozca MÁS de Pedro Casaldáliga y su trabajo en la Amazonía.

Hecho desde el Araguaia y desde Barcelona!

Hoy, la violencia en el campo continúa siendo una realidad palpable en esta región de la Amazonía y, por desgracia, vivimos casos de agresiones, expulsiones y amenazas. Quizás los enfrentamientos no son tan habituales o tan violentos como lo fueron en las décadas de 70 y 80, pero todavía hoy vivir en el Araguaia y defender a los sin tierra o a los indígenas, es correr riesgo.

Además, si bien algunas tierras se conquistaron en la década de los 70 y 80, en buena parte gracias a la fuerza de Casaldáliga, todavía estamos lejos de conseguir que el campo brasileño sea un buen lugar para vivir. El latifundio continua siendo predominante y el pequeño campesino olvidado.

Desde los años 2000, la principal dedicación del equipo de Casaldáliga es, por tanto, trabajar junto a los campesinos que tienen la “posse” (el usufructo) de una pequeña parcela de tierra, para que puedan alimentar a su familia con el fruto de su esfuerzo.

Construyendo huertas junto a las familias

La alimentación de las familias es nuestra prioridad.

Todavía tenemos problemas graves de desnutrición, sobretodo infantil, que abordamos ayudando a las familias a tener su propia producción de alimentos: arroz, mandioca, maíz, calabaza, etc son productos que se pueden cultivar en el Araguaia y que forman la base de la alimentación regional.

Por eso, nos dedicamos a proveer mangueras, bombas, alambre, etc para que más o menos 50 familias al año puedan hacer su pequeña huerta y alimentar mejor a sus familias.

Después, a lo largo de todo el año, nuestros técnicos agrónomos visitan las plantaciones y acompañan las dificultades y el proceso para asegurarse de que está yendo bien.

Subscriba el BOLETÍN con contenidos inéditos

Conozca MÁS de Pedro Casaldáliga y su trabajo en la Amazonía.

Hecho desde el Araguaia y desde Barcelona!

Mini-industria de zumo de fruta

Además de legumbres y algunas hortalizas, la fruta también nos hace falta. Por eso, trabajamos con los pequeños campesinos para que planten frutales en sus tierras. Les damos materiales de riego, construímos pozos para el agua, llevamos semillas y plantones, etc.

El excedente, lo pueden vender a la mini-industria que tenemos en São Félix do Araguaia, donde hacemos zumo que después vendemos por la región.

Es un proceso largo, porque los árboles necesitan su tiempo para dar fruta; además, estamos siempre sujetos a los riesgos de una agricultura desarrollada en tierras que han sido ambientalmente destruídas (con escasos nutrientes); y enfrentamos la enorme dificultad que supone no disponer de agua todo el año.

Pero, a pesar de ello, cada año conseguimos comprar 50.000 quilos de frutas tropicales que transformamos en zumo naturalísimo!

EJE DE TRABAJO 2

Pueblos Indígenas

En Brasil hay más de 250 Pueblos Indígenas, que hablan 150 lenguas diferentes. Casi 1 millón de personas que pertencen a alguna de las poblaciones ancestrales que poblaban Brasil antes de la ocupación europea.

En el Araguaia conviven los Pueblos Tapirapé (Apyãwa), Karajá (Iny) y Xavante (A’uwe). Desde que la región empezó a ser ocupada por los “blancos”, la historia de los indígenas está marcada por la violencia, la pérdida de sus tierras y el saqueo de sus recursos naturales.

En un momento histórico en que el pensamiento único se propaga y en el que parece que sólo hay una forma aceptable de sentir, de hablar y de vivir, algunos pueblos indígenas se encuentran en el desafío de (re)construir su identidad y de (re)situarse en el contexto global en que vivimos.

En 2012, el Pueblo Xavante, a 120 Km de casa de Pedro, en São Félix do Araguaia, recuperó su territorio ancestral: la Tierra Indígena Marãiwatsédé.

No obstante, tras más de 50 años estando ocupada por los blancos, el área no tiene más que el 15% de su vegetación original y sufre de falta de agua, de suelos sin nutrientes, etc.

En esta situación, nuestro día a día, se basa en apoyar las plantaciones de alimentos para las más de 800 persones que viven en Marãiwatsédé; ayudar en la construcción de pozos y ruedas para que tengan agua; y, en general, apoyamos las actividades de recuperación cultural que una organización especializada en la Causa Indígena realiza en el área.

Para llegar a la tierra Marãiwatsédé tardamos 4 horas en coche, y las condiciones de vida allí son muy duras. Además, hace falta que las personas que están en la aldea conozcan la cosmovisión Xavante reflejada a través de sus costumbres, creencias y valores, así como sus formas de participación y de organización, etc.

Subscriba el BOLETÍN con contenidos inéditos

Conozca MÁS de Pedro Casaldáliga y su trabajo en la Amazonía.

Hecho desde el Araguaia y desde Barcelona!

EJE DE TRABAJO 3

Con las familias que viven debajo el umbral de la pobreza

En São Félix do Araguaia, el 30% de la población vive con menos de 1 euro al día. La mayoría no tienen un empleo registrado y el acceso al hospital con especialistas más cercano está a 24 horas de autobús.

Mejorar su salud

Uno de los primeros derechos necesidades universales es la salud. En el Araguaia no está garantizado. Y está lejos de serlo.

Como complemento y prevención, creemos en la efectividad de las plantas, yerbas y frutas medicinales, cuyos beneficios son conocidos por toda la comunidad y se transfieren de padres a hijos de generación en generación, sin derechos de propiedad.

Recuperar y dar valor a los saberes tradicionales, que forman el patrimonio de la Humanidad, forma parte de nuestras convicciones.

Por eso, nos dedicamos a enseñar la fabricación de medicamentos caseros, naturales, a partir del conocimiento local, y hacemos jarabe contra la tos, jabón contra los piojos, caramelos expectorantes, etc.

La mayoría de familias que atendemos no tienen la menor condición de tratar a sus hijos en clínicas privadas y la salud pública es muy deficiente, así que intentamos prevenir tanto como podemos la complicación de enfermedades que les obligarían a enfrentar 24 horas de autobús y a terminar con las ya de por sí escasas economías familiares.

Apoyar el auto-empleo

La falta de empleo y de renta para la familia condena a muchos a la pobreza extrema. Una realidad que afecta sobretodo a mujeres, que ven como su papel social y familiar es sometido por una cultura machista, que las aprisiona en “sus labores”.

Pensando en eso, ya en el año 2000, empezamos un proyecto de microcrédito solidario para que las personas en situación de pobreza pudieran montar pequeños negocios y ganarse la vida con ellos.

Atendemos sobretodo a mujeres y les facilitamos un préstamo de entre 120 y 300 euros, para que puedan empezar una pequeña panadería, un taller de remiendos y costura, una cría de gallinas, una huerta, etc.

No pedimos avales, ni garantía de ingresos ni nada: sólo que se junten con otras 2 o 3 personas y que se comprometan a devolver el préstamo.

Cada año, hacemos más de 300 créditos, pues muchas mujeres renuevan y amplían sus préstamos para continuar creciendo y mejorar la vida de sus familias.

SUBSCRIBA EL BOLETÍN

Conozca a Pedro Casaldáliga
y sus causas en la Amazonía

QUIZÁ OS INTERESARÁ

Dia de los Pueblos Indígenas 2021: la lucha Xavante continúa

Dia de los Pueblos Indígenas 2021: la lucha Xavante continúa

En este Día de los Pueblos Indígenas 2021 recordamos una de las luchas indígenas más emblemáticas de Brasil: la retomada de la Tierra Indígena Marãiwatsédé por parte del Pueblo Xavante, cuya zona estaba ocupada por terratenientes y que en 2012 provocó uno de los últimos intentos de asesinato a Pedro Casaldáliga.

La Semana Santa de Casaldáliga

La Semana Santa de Casaldáliga

Este es el relato del diaraio de Casaldáliga sobre la Semana Santa en una de las comunidades de la Prelatura del Araguaia en 1985.

Carta abierta al hermano Romero

Carta abierta al hermano Romero

Impresionante, dura, profunda y comprometedora carta que Casaldàliga envía a Oscar Romero a los 25 años de su asesinato por la extrema derecha en El Salvador.

Read more
Como una carta de Casaldáliga cambió la Amazonía

Como una carta de Casaldáliga cambió la Amazonía

Como una carta de Casaldáliga cambió la Amazonía

El día de su ordenación como obispo, Pedro Casaldáliga publicó un largo documento que denunciaba la situación de esclavitud en la que vivían la mayoría de los campesinos del Amazonas. El documento también interpelaba a la Iglesia y muy pronto despertó la persecución contra Casaldáliga y su equipo.

31 de octubre de 2019

La vida de Pedro Casaldáliga

El dia de su consagración como obispo, en 1971, Pedro Casaldáliga publicó lo que sería su primera denuncia mundial sobre la situación de la Amazonía.

La carta pastoral “Una iglesia en la Amazonía en conflicto con el latifundio y la marginación social”, es un documento histórico que marca un antes y un después en la defensa de los pueblos indígenas, del medio ambiente, de la situación de la mujer y en la lucha contra la pobreza y la marginación de ésta región.

Era la primera vez que un obispo se posicionaba tan abiertamente en relación a la Amazonía.

Como decía Berta Camprubí en su artículo Pedro Casaldáliga, 90 años: un día en casa del “obispo de los pobres”, publicado en El Periódico de Cataluña:

En aquellos años, las tierras de Mato Grosso (…) eran tierras de pistoleros, de desamparo jurídico e institucional. La violencia era el método con el que se arreglaban los conflictos. En aquellos tiempos, Casaldáliga enterró a muchos campesinos, sin-tierra e indígenas.

Berta Camprubí

El Periódico de Catalunya

¿De qué hablaba concretamente el documento?

A lo largo de las 30 páginas de la Carta pastoral, el obispo Pedro analiza rigurosamente la situación de esclavitud y violencia en la cual vivían los pueblos y las comunidades de la Amazonía. Denuncia los problemas ambientales que, ya en aquel entonces, comenzaban a percibirse y, cómo no, pone el foco en el genocidio a los pueblos indígenas que los grandes terratenientes estaban llevando a cabo con el beneplácito del gobierno militar brasileño.

El documento detalla los casos de explotación más relevantes de la época; revela los nombres de sus responsables -algunos grandes terratenientes-; e informa de la situación de los sin-tierra, los indígenas y los trabajadores del campo.

Los primeros pioneros en la región son los llamados “posseiros”. Llegaron aquí hace 5, 10, 15, 20 y algunos hasta 40 años. Cultivando la tierra por los métodos más primitivos, plantando arroz, maíz, yuca. Agricultura de pura subsistencia. Criando ganado. Sin asistencia sanitaria e higiénica, sin protección legal, sin medios técnicos disponibles. Agrupados en pequeñas aldeas, llamadas Patrimonios (que fueron vendidas por el estado como tierras vírgenes: Santa Terezinha, Porto Alegre/Cedrolândia, Pontinópolis) o dispersos por el campo a una distancia de 12 a 20 km entre sí.

Pedro Casaldáliga, 1971

Como diría en su Carta, citando al profesor Helio de Souza Reis: “indiferentes a todo, (los campesinos), intentan ganarse el pan de cada día, pues para ellos, sólo existen dos derechos: el de nacer y el de morir”.

Cuando todavía casi nadie hablaba de la causa indígena, cuando la preocupación por el medio ambiente no estaba en el punto de mira de discusión alguna, y cuando la pobreza extrema de los peones, a menudo esclavizados, era un asunto lejos de cualquier foco mediático o eclesiástico, la Carta pastoral de 1971 se convierte en un documento que sacude Brasil  y que internacionaliza la cruel situación económica, social y ambiental de la Amazonía.

Cómo fue el impacto

El documento tuvo que ser impreso en la clandestinidad, fuera de la región del Araguaia, por la fiel colaboradora de Pedro, la hermana Irene Frandeschini, como nos explicaba en la Crónica desde São Félix del 2008, Maritxu Ayuso:

Aquella mujer que, en plena dictadura se llevó en una caja, envuelta en un pañuelo, la primera carta pastoral de Pedro Casaldáliga en un avión militar!. Cuando le preguntaron que llevaba, ella respondió “medicamentos, algo de ropa, cosas sin importancia,..si quiere puede abrirla..”!!!!

Martixu Ayuso

Associación Araguaia con el Obispo Casaldáliga

La carta del obispo Pedro se hizo eco en la mayoría de periódicos y publicaciones de todo Brasil y desencadenó una revolución en plena represión militar. En una época en que los intereses económicos afines al régimen se estaban repartiendo el Centro Oeste del país a costa de los pueblos indígenas, de los trabajadores y del medio ambiente, un obispo como Casaldáliga molestaba.

Después de varios meses de rumores y calumnias, amenazas de arresto, de muerte, “venidas” de la policía federal y del ejército, (…) después de varios intentos de convencernos o intimidarnos a través mensajes personales, la primera semana de septiembre, el Sr. Ariosto da Riva, padre y mentor de los terratenientes, acompañado por un sacerdote religioso, se presentó al Señor Nuncio en Río [de Janeiro], para intentar impedir mi consagración…[episcopal].

Pedro Casaldáliga, 1971

Uma Igreja da Amazônia em conflito com o latifúndio e a marginalização social

Y es que, como afirma el gran sociólogo José de Souza Martins (1995) ,“el documento és uno de los más importantes en la historia social brasileña” y eso no iba a ser toledado por los miliares ni los terratenientes.

En su carta pastoral de 1971, Casaldáliga propone una nueva forma de ver esto [la sobreexplotación y falta de derechos de los trabajadores rurales], hace una denuncia larga y dura, e inicia un trabajo pastoral consistente en la Prelatura que comienza primero por desnaturalizar tal violencia y luego por construir una red de solidaridad entre los trabajadores migrantes y la iglesia local.

Lucilene Aparecida Castravechi

XXVII Simpósio Nacional de Historía. Natal. 2013

«Después de la publicación de esa carta, que se hizo eco de la Iglesia, interna y externamente, otros documentos del mismo carácter comenzaron a aparecer en diferentes regiones brasileñas. De los obispos del noroeste llegó el texto “Oí los gritos de mi pueblo“, en 1973.

En el mismo año, los obispos y misioneros del Amazonas publicaron el documento urgente “Y-Juca-Pirama. El indio: el que debe morir“.

Desde el Medio Oeste del país, los obispos publicaron el texto “Marginación de un pueblo, el clamor de las iglesias”, en 1974.

En 1980, en un documento de carácter más institucional que los anteriores, fue publicado por la CNBB [la Conferencia Episcopal Brasileña]: “Iglesia y los problemas de la Tierra”. En él, se analizan y denuncian los resultados del desarrollo capitalista en el campo brasileño», nos cuenta Marco António Mitidero, en “A geografia dos documentos eclesiais: o envolvimento da Igreja Católica com a questão agrária brasileira”, de la Universidade Federal de Sergipe. 2010.

Lea la Carta Pastoral original, de 1971

Les dejamos el documento tal como fue escrito, en portugués, ofrecido por la web amiga de Koinonia: «Uma Igreja da Amazônia em conflito com o latifundio e a marginalização social.»

SUBSCRIBA EL BOLETÍN

Conozca a Pedro Casaldáliga
y sus Causas

.

MÁS RECIENTES

Esta es la carta de Casaldáliga al Papa

Esta es la carta de Casaldáliga al Papa

Esta es la carta que Casaldáliga envió al Papa y en la que expone, critica y sugiere renovaciones en diferentes ámbitos de la Iglesia y del papado. Un ”coloquio fraterno –en sinceridad humana y con la libertad del Espíritu-”.

leer más

Read more

Pin It on Pinterest