fbpx
La causa de la dona

Este era el papel de la mujer en la diócesis de Casaldàliga

25 Nov, 2020

Una Iglesia comunitaria, sin jerarquías, con plena igualdad y sin etiquetas. Esta es la Iglesia que el obispo claretiano, Pedro Casaldáliga, impulsó a su diócesis, São Félix do Araguaia. Después de su muerte el mes de agosto han sido muchas las voces dedicadas a recordar su talante y estilo eclesial. El periódico Alvorada, ha publicado cinco breves testimonios de mujeres que han compartido la fe y la misión evangélica con el obispo Pedro.

“Pedro nos invitó a crear un modelo circular e inclusivo de Iglesia, insertado en la vida del pueblo, en sus luchas y resistencias, ante las amenazas y la violencia del latifundio y la ausencia y omisión del Estado” . Es el testimonio de Jeane Bellini, integrante del Equipo de Casaldàliga entre 1983 y 2005.

Bellini explica que desde un comienzo les propuso “formar equipos mixtos de hombres y mujeres, laicos, religiosos y sacerdotes, sin jerarquías”. Convivían con la gente en el pueblo y afrontaban los retos juntos. “Aprendimos mucho, fue un camino marcado por momentos fuertes de victorias, pero también de muchas derrotas”, valora.

 

Una Iglesia-Pueblo-de-Dios sin jerarquías

 

Todo ello con una vivencia religiosa: “Bebimos la espiritualidad de Pedro, que impregnaba todo lo que hacía. Lo celebrábamos todo, la vida, la muerte, la lucha, la derrota y la victoria “, dice Bellini.

Subraya el privilegio, a lo largo de 22 años, “de formar parte de la construcción de un modelo de Iglesia-Pueblo-de-Dios, sin jerarquías”. No usaban títulos ni de laico, laica, sacerdote, hermana u obispo. “Nos reconocimos por el nombre, no por la categoría. Cada miembro de la Iglesia, del equipo pastoral, asumió y compartió aquella misión “.

Es el caso también de Selme de Lima Pontim, que vivió más de 20 años a la Prelatura Casaldáliga: “A lo largo de mi estancia en São Félix, celebré misa muchas veces, incluso en la catedral. Nunca me lo prohibieron, al contrario, siempre me animaron a hacerlo y prepararme “.

De Lima hizo un curso en el Centro de Estudios Bíblicos, el CEBI, por correspondencia y Teología del Pluralismo Religioso por internet. Recuerda “sentir siempre la alegría de Pedro” al ver que avanzaba en su formación. En las misas, no sólo leía el Evangelio, sino que hizo alguna homilía, recuerda.

 

“Nunca hubo ninguna reunión separada entre sacerdotes y monjas para tomar decisiones”

 

La madre de Dailir Rodrigues da Silva, también era una mujer activa en la comunidad de en Casaldáliga. Y Dailir nació y vivió en la Prelatura de São Félix do Araguaia. Durante seis años, fue agente pastoral. Formó parte de los consejos en varias comunidades locales, regionales y también de la asamblea general de la Prelatura. “Eran espacios donde todo el mundo tenía derecho, voz y voto”, apunta Rodrigues.

La cultura democrática impregnaba el día a día de las comunidades, sin distinguir hombres y mujeres, laicos y ordenados: “Nunca hubo ninguna reunión separada entre sacerdotes y monjas para tomar decisiones sobre la vida de la comunidad o de la Prelatura”. Y recuerda: “Tanto Pedro como los demás teníamos el mismo derecho a hablar y decidir que todo se debatía, se reflexionaba o se votaba”.

De fondo había una responsabilidad conjunta: “Ni el Evangelio ni el compartir la Palabra eran exclusividad de los sacerdotes, sino una responsabilidad de toda la comunidad”. Y asimismo “las casas de los equipos pastorales eran casas de la comunidad, no la casa del cura” donde “las mujeres y los hombres eran recibidos y tratados con el mismo afecto y respeto”.

 

“¿Por qué las mujeres no pueden celebrar misa?”

 

Tânia Oliveira pasó 20 años con Casaldáliga. Y vivió en casa de Casaldáliga durante tres años. El primer año, con él y la hermana Irene. “Siempre me sentí respetada y valorada como misionera laica”, apunta.

Una vez su hija, aunque pequeña, con seis o siete años, le preguntó: “Pedro, ¿por qué las mujeres no pueden celebrar misa?”. Pedro, respondió, con una amplia sonrisa: “Gabriella, tenía esperanza en ver esto pasar. Creo que no viviré lo suficiente para verlo, tal vez lo verá tu madre, pero mantengo viva la esperanza de que tú sí lo verás “. Y añadió: “No hay nada que impida a las mujeres hacer lo mismo que hacemos los curas y, de hecho, creo que lo puede hacer mucho mejor!”

Casaldáliga tenía un carácter interpelador. Lo muestra también la anécdota de María Aparecida Rezende, que nació y vive en el Araguaia. Con 14 o 15 años y, después de la primera comunión, comenzó a ser catequista. “En una ocasión, tuvimos una reunión de jóvenes para preparar la misa. Era fiesta mayor y había que arreglar la iglesia y preparar la misa con Pere y el padre Clélio “.

Se abrió una discusión porque “los chicos querían preparar la misa porque eran hombres y no querían limpiar la iglesia y los bancos”. En un momento determinado, en Pedro dijo al grupo: “Hoy haremos una misa de mujeres. Los chicos lavarán la iglesia “.

Rezende lo recuerda con extrañeza: “Los chicos harían ‘el trabajo de las mujeres’?” Y dice que cuando lo conté en casa, sus hermanos dijeron que la gente de la Prelatura era muy extraña. Y concluye: “Pedro nos enseñó que hacer comida, lavar platos o preparar la casa también era cosa de hombres. La gente del interior, del campo, lo veía muy raro, pero, poco a poco, se acostumbraron “.

 

Fotografía: Selme de Lima Pontim.

SUBSCRIBA EL BOLETÍN

Conozca a Pedro Casaldáliga
y sus Causas

.

MÁS RECIENTES

NOVEDAD EDITORIAL: «Vientos de profecia a la Amazonia»

NOVEDAD EDITORIAL: «Vientos de profecia a la Amazonia»

Como se organizaba el obispado de Pedro Casaldáliga? ¿Cuáles fueron las acciones pastorales, sociales y políticas de un obispado “en conflicto con el latifundio” y la dictadura? Nos lo explica Antonio Canuto, que convivió 26 años en aquella comunidad. Sin intermediarios!

leer más
Homenaje a Pedro Casaldáliga

Homenaje a Pedro Casaldáliga

El Ayuntamiento de Barcelona, la Asociación Araguaia y la Fundación Pedro Casaldáliga organizan un homenaje conjunto a Pedro Casaldáliga en la ciudad de Barcelona. Será el próximo lunes, 28 de junio…

leer más

Pin It on Pinterest